¿Porqué comer orgánico?

Hace algunas décadas, todos los alimentos eran orgánicos. Se sembraban, se cultivaban y se consumían en forma local. Con la revolución industrial, las familias migraron del campo a las ciudades; y con el desarrollo de la industria petroquímica se idearon estrategias para aumentar la producción agrícola y alimentar a un mayor número de familias a distancia: inició el uso de fertilizantes, pesticidas, herbicidas y radiación.

Las nuevas técnicas de cultivo y conservación han llevado a un empobrecimiento de los suelos, a un aumento de la contaminación del ambiente, a una disminución del contenido nutricional de los alimentos así como a la ingesta de una gran cantidad de sustancias químicas nuevas poco estudiadas y potencialmente tóxicas para el organismo humano.

Las nuevas técnicas de ganadería y avicultura incluyen el criar a los animales en ambientes cerrados, artificiales y sobrepoblados, el alimentarlos con concentrados de granos que a su vez están contaminados con pesticidas y otros químicos, y el administrarles antibióticos y hormonas para estimular su crecimiento.

El tener un estilo de vida orgánico es mejor para los seres vivos y para los ecosistemas

Al comer alimentos orgánicos se disminuye la exposición a hormonas y antibióticos. La res, el pollo y otras aves orgánicas son alimentadas en forma 100% orgánica y no reciben antibióticos ni hormonas. Su carne tampoco es sometida a radiaciones. La leche y los huevos orgánicos provienen de animales que no han recibido hormonas ni antibióticos y han sido alimentados en forma orgánica al 100% durante los 12 meses previos. Los huevos “de libre pastoreo” provienen de gallinas criadas al aire libre pero no hay garantía de que sean orgánicos.

Cultivar alimentos orgánicos es mejor para el medio ambiente. Implica no utilizar pesticidas, fertilizantes, ni sustancias para estimular el crecimiento de los animales. Los granjeros orgánicos trabajan en granjas pequeñas y mantienen la productividad del suelo mediante la rotación de los cultivos y los fertilizantes orgánicos y utilizan productos naturales para nutrir las plantas y controlar las plagas.

Todas estas técnicas e insumos especiales son mas costosos y se reflejan en un mayor costo de los productos. A medida que mas personas consuman productos orgánicos, estos costos irán disminuyendo.

Cuando un producto tiene un sello que indica que es orgánico el consumidor tiene un garantía de que no se han utilizado semillas genéticamente modificadas ni productos de desecho como fertilizantes, lo cual ayuda a disminuir la contaminación del agua, de los ríos y los lagos, de los pozos y del agua potable.

Hay varios estudios que comprueban que al comer alimentos orgánicos se disminuye notablemente la exposición a los pesticidas. Además, los cultivos orgánicos son mas ricos en minerales, especialmente iodo y selenio.

La ingesta de carnes y lácteos que contienen antibióticos aumenta el riesgo de desarrollar resistencias a antibióticos, y las hormonas que contienen contribuyen al desarrollo de trastornos hormonales en quienes las consumen.

Los científicos están llegando a un consenso de que aún pequeñas dosis de pesticidas pueden tener consecuencias dañinas para la salud que empiezan desde el desarrollo fetal y la niñez.

Se les ha relacionado con neurotoxicidad, déficit de atención, autismo, enfermedad de Parkinson y envejecimiento prematuro. En el 2010 algunos estudios encontraron un aumento de la incidencia de enfermedad tiroidea y diabetes en personas expuestas a pesticidas organoclorinados (DDT). Algunos fertilizantes contienen nitrógeno y los nitratos en los alimentos y en el agua se convierten en nitrosaminas que son potencialmente cancerígenas. La atrazina, un herbicida comúnmente utilizado, tienen
efectos feminizantes en las ranas. La exposición a pesticidas en mujeres embarazadas se relaciona con obesidad y aumento de incidencia de cáncer (especialmente de mama y próstata) en sus hijos.

¿Qué alimentos es mas importante consumir orgánicos?

La carne los huevos y los lácteos son los que están contaminados en forma más importante con hormonas, antibióticos y pesticidas.

Las frutas y verduras mas contaminadas son:

  • duraznos
  • nectarinas
  • uvas
  • fresas
  • arándano azul
  • cerezas
  • pimiento
  • apio
  • espinaca
  • kale
  • papas
  • lechuga

Si no se pueden consumir orgánicos, es importante lavarlos y si posible eliminar la cáscara, aunque se pueden perder los nutrientes que en ella se contienen.

Los que contienen menos pesticidas son:

  • cebollas
  • kiwi
  • aguacates
  • melón
  • elote dulce
  • sandía
  • jitomate
  • mango
  • chícharos
  • toronja
  • espárragos
  • piña
  • col
  • papaya
  • berenjena
  • camote
  • Brócoli

Comprar orgánico vale la pena. Por tu salud y la de tu familia.